Instantes de Genoveva

Fue en ese instante en que tu cuerpo y el mío se unieron
Cayó de mi falda el libro que estaba leyendo,
era una poesía de Amado Nervo.
Te miré a los ojos y leí en ellos
tus locos deseos…Y no te detuve…
Me entregué a tí en alma y cuerpo,
la brisa temerosa de quebrar nuestro instante
quedó detenida. Todo era silencio.
Tu alma y la mía no se adónde fueron.
Pero al volver a entrar mi alma en mi cuerpo,
supe que ese sublime instante
había quedado en mi piel grabado a fuego.

Autora: Genoveva



Leave a Reply