Elixires para el Alma

Ingresar

Publica tu cuento, poesía o poema.

Me seduce el eco… de Luis Introna

Me seduce el eco,
montado en el pico de la montaña.
Allí… grito… mi verdad,
y me contesta en diferentes tonos,
según las bahías de resonancia que les interesen contestarme
y de allí rebotan y vuelven a mí,
no al mismo tiempo,
casi juntas pero individuales y casi,
con el mismo sentimiento.
Habrá que aprender, que es casi lo mismo…
pero con diferentes matices.
Habrá que saber, que hay que quererse más,
por que en definitiva uno,
es más que uno,
y lo denotan las diferencias de,
casi la misma verdad de mi primer grito,
interpretada con sentires diferentes.
Son las respuestas a mi plegaria
que vuelven a acompañarme en mi soledad más íntima,
y que alguna vez, va a estar acoplada
a otro sentimiento de mi Alma gemela que,
tal vez, aún, me está esperando…
Dónde estás Alma gemela de mi vida
que no te puedo encontrar?

Autor: Luis Introna

Secretos… de Luis Introna

Secretos que no se arman,
secretos, que nos incluyen,
secretos que nos harían entenderlas,
tal y como son,
secretos que nos separan y que nos unen,
si el entender fuese la declaración
del inmenso universo que nos concluye en la declamación de decir “te quiero” sin mas.
Verdades que nos asisten,
mentiras que nos confunden,
realidades que nos invaden,
horizontes adonde jamás llegaremos
por la inquietud que nos guía a encontrar
otro más allá y la pretensión es el nuevo límite.
Imágenes que compendian todo un abanico de sensaciones
Fantásticas por que son tan diferentes
y tan iguales a la vez.
Mujeres a las que acompañamos…
toda la reverencia por sus caricias cuando nos piensan…
Mujeres, en fin, nuestra adoración siempre va a ser poca…

Autor: Luis Introna

No pares… de Luis Introna

No pares… por favor, no pares…
Seguí hasta que se haga imposible… pero no pares.
Se te dio la emoción y la sensibilidad… honralos!!!
Tal vez si vos paras, yo paro… y me quedaría tan solo…
Hay tantos que pararon… y se rindieron… y los perdimos…
quizás… para siempre.
No pares, por que tal vez tu mensaje sea máximo, o mínimo,
pero mensaje al fin, sea para otros que necesiten
tu energía vital para compararla con la suya,
tal vez mas pobre y así ver que existe una esperanza… al fin.
No pares por que en eso está en juego tu dignidad,
y esa sí no la podes perder por más fuerte que sea tu desencanto…
te suplico… no pares.Yo no paré… y me pasaron cosas que me lo pedían…
y no paré.
Y quien soy yo, sino un enamorado de la verdad
que se siente y se vive?

Si vos no paras… mi mensaje me sirve para imaginar
que la vida esta llena de ilusiones a compartir
y creer que mi canto puede seguir enhebrando corazones solitarios,
como el mío, como el tuyo, y el de tantos otros
que quisieran participar de esta plática tuya y mía.

“las únicas batallas que nunca se ganan
son las que se declaran perdidas de antemano…
todas las otras merecen librarse”
Confiá y creé, y me vas a ayudar
al darme el privilegio de saber que yo te ayudé…
y te lo agradezco tanto!

Ese sollozo inspirante… de Luis Introna

…ese sollozo inspirante
fue el que cambió mi vida desde allí.

Esa suprema caricia de sentimiento,
desde lo más profundo, me hizo entender
que la magia del despertar, al fin, era verdad,
en mi realidad, del amor… del amor en plenitud.

Y cuando escuché el mío… mi sollozo,
tan verdadero, comenzó en mí, otra vida…
tanto más rica y tanto mas feliz…

Imaginé que esa gota en tu frente era yo…
para bautizarte en nosotros,
bajar por tu mejilla, acariciándola,
y morir en tu boca que también fue mi boca…
pero morir así…

en la vivencia del sentimiento más desnudo…

valió la pena.

Y el sollozo finalmente,
fue de los dos, por que ya se había creado
el sagrado momento de entender,
que habíamos creado el Sol…

Si el devenir de mi vida, conversara conmigo,
le pediría, que esa intimidad nuestra,
nunca se borrase, y si se pudiese,
que la sintieran otros muchos para saber,
de verdad, que el cielo,
está mas cerca de lo que se imagina…

Gracias… al Amor, por sentir así…

Autor: Luis Introna

Una vez te pedí… de Luis Introna

 
Una vez te pedí que me acompañaras a estar solo,
para así brindar mis cantos y mis súplicas,
y al entenderlas, compartirlas con vos,
y que conozcas más de la inquietud de mis adentros…

Tal vez es muy difícil, pero ahora te pido que estés
vibrando conmigo en su concreción, tal vez después de la ideación solitaria…

Hay tanta necesidad en el contacto, para abrirse y gritar,
o musitar, palabras que estimulen el ansia de crear…

No quiero estar solo… ya lo estuve mucho…

Dos dosis de mi intención y dos dosis de tus besos…
y tal vez se cree lo que muchos desean y esperan…
llegar a la Paz y explicarla, cada uno a su manera,
pero en comunión con los otros que la claman.

Es una confesión de Amor y también una confesión de ansias…
pero es tan cierta, al menos para mi…

No involucremos los hábitos… no involucremos a las costumbres,
pero necesito seguir dependiendo de esa necesidad de dar…
y de recibir también!

No perdamos el tren, que tal vez sea el último
y embarquémonos en la concreción de volar hacia el único lugar elegido… solo para nosotros.

Es la expresión de mi sentir y es mi verdad y mi razón…

Te pido que me acompañes y que me quieras… como yo te quiero…

Autor: Luis Introna

Que vengan a buscar… de Luis Introna

…que vengan a buscar, mi pluma, mis venas, mi boca,
las ideas preclaras para desarrollar la verdad,
o casi la verdad.

Que se vuelen todas las gaviotas,
más allá de lo que yo pueda escuchar o ver…
yo las voy a ir a buscar… y las voy a encontrar,
y va a ser fantástico, por que por ahí,

no van a ser las mismas que vi y gocé,
pero yo tampoco voy a ser el mismo
y eso va a significar lo que fue con lo que va a ser,
por que este encuentro me enriqueció por que lo logre
con mi esfuerzo y esperanza.

Cuantos infiernos, cuantos desiertos y valles de lagrimas
caminaría yo, para ir a buscarte, como a mis gaviotas…
y encontrarte al fin.

Como el encuentro de la tierra con Neptuno, Dios del agua,
el que la seduce y es acompañada por flores y plantas y vida
y todo lo que nace al dejarse empapar por el agua que la invade,
la penetra, la florece la nutre, la transforma, la hace feliz,
la apabulla de placer, la riega… le pregunta… ella asiente…
la invoca, la proclama, la atesora, la hace fértil, la venera,
la hace suya, la respeta, le da más valor, la idolatra,
la exita, la calma, la piensa y la contiene… en fin… la ama.

Quien pudiera ayudarme a que repitas aquélla mirada tuya
con la que me robaste mi paz por siempre
y me hiciste entender, sin hablar, que hay caricias que se hacen,
aún sin tocarse, y que son el consuelo de muchas almas

que andan rogando Amor del bueno y van huérfanas de dicha,
que si encontraran lo que han buscado toda la vida,
seguramente morirían de dicha y emoción…
pero morir así… valdría la pena.

Esta noche voy a dejar abiertas las puertas y ventana
de mi casa y de mi alma para esperar el momento
en que una musa me influya… y si estoy dormido,
tóquenme así que tal vez sea mejor,
por que al tener los ojos cerrados,
no voy a dejar ir lo que uno atesora para compartir…

y tal vez en ese sueño este con vos
y mi felicidad va a ser inmensamente tuya…
Autor:  Luis Introna

La espera… de Luis Introna

 

Como se puede esperar tanto, con expectativas,
fantásticas, el minuto de dicha
que tal vez no llegue nunca.

Es tan largo el camino hasta “el instante” de
sentir o ver lo ansiado y después…
y después, otro tiempo mas largo, el después
del instante mágico.

Pero cuantas veces se digiere, una y otra vez,
y hasta lo adornamos mas por que absorbe al
sentimiento nuestro, el vivir nuestro.

Esa sensación que se tiene cuando se recuerda
o se comparte, y uno se acurruca para adentrarlo
mas… y respiramos profundo.

No se podrá perpetuar la dicha y acortar la espera?

O será esa magia la que la viste?…

Y si la desvestimos y empezamos a vivir en algo
muy parecido al éxtasis, con los sentimientos,
la música, la poesía, el amor, la belleza…

¿ Como será?

… y si lo intentamos y me das tus íntimas ansias
y yo te regalo mis más profundos sueños?

Me bastaría una mirada cómplice, de esas que vos sabes,
para sostener mi castillo levantado a puro ladrillo
de corcheas y fusas y el cemento de la emoción.

Pensalo, yo mientras me voy a recorrer las entrañas
mismas del maravilloso mundo de la ternura…
y cuando pase por Venus te voy a mandar un beso…

Autor: Luis Introna

Bendito designio de Luis Introna

Bendito designio que nos privilegia,
por poder prodigar, lo mejor de nosotros,
en la convicción de que iniciamos, o continuamos,
tal vez, una cadena de intenciones que lleva a imaginar,
que somos integrantes de un potencial supremo,
que siempre nos va a superar, en el derrotero de encontrarnos
y reconocernos en que estamos haciendo lo mismo,
donde quiera que estemos.

Bendita la luz, bendita la oscuridad, benditas las tinieblas,
también, por que son parte de nosotros y nos privilegian con su duda.

Bendito vos y bendito yo… por que sentimos lo mismo
en un universo que nos espera pacientemente,
hasta que entremos en la plenitud de sentirnos participes de la realidad

basado en el Amor que nos lo sugiere en cada instante.

Es un canto de fe, y un canto de esperanza… y ruego, para que un día,
sea un canto multiplicado por varios miles que esperan también,
tal vez, lo mismo.

Cuando escuches campanas de júbilo que te repiquen en tu oído,

y no sepas de donde vienen,
entrá en tu intimidad e imaginá que ya lo logramos.

Es el sencillo mensaje de creer, todavía, que se puede seguir encontrando,

almas gemelas, que por alguna razón, no están juntas… todavía.