Elixires para el Alma

Ingresar

Publica tu cuento, poesía o poema.

A la muy querida, a la muy bella… de Charles Baudelaire

A la muy querida, a la muy bella
Que llena mi corazón de claridad,
Al ángel, al ídolo inmortal,
¡salud en la inmortalidad!.
Ella se extiende en mi vida
Como un aire impregnado de sal,
Y en mi alma no saciada
Derrama el sabor de lo eterno.
Saquito siempre fresco que perfuma
La atmósfera de un reducto querido,
Incensario olvidado que echa humo
En secreto a través de la noche,
¿Cómo, amor incorruptible,
Definirte con acierto?,
¡Grano de almizcle que yaces, invisible,
En el fondo de mi eternidad!.
A la muy buena, a la muy bella,
Que constituye mi alegría y mi salud,
Al ángel, al ídolo inmortal,
¡Salud en la inmortalidad!.

Autor: Charles Baudelaire

Se bella y se triste de Charles Baudelaire

¿Qué me importa que seas buena?
Se bella y se triste, las lágrimas
Añaden encanto a tu rostro
Como la lluvia al paisaje,
La tormenta rejuvenece las flores.
Te amo más aun cuando la alegría
Huye del balcón de tu frente,
Cuando tu corazón se hunde en el horror,
Cuando sobre tu frente se despliega
La temible nube del pasado.
Te amo cuando tus grandes ojos derraman
Un agua tibia como sangre,
Cuando a pesar de mi mano acompañante,
El peso de la angustia horada tu voz
Como un quejido agonizante.
Y aspiro, divina voluptuosidad,
Himno de profunda delicia,
Todos los sollozos de tu pecho,
Y creo que tu corazón se ilumina
Con las perlas que caen de tus ojos.
Autor: Charles Baudelaire