Amparo de Federico García Lorca

Amparo
¡qué sola estás en tu casa
vestida de blanco!

(Ecuador entre el jazmín
y el nardo).

Oyes los maravillosos
surtidores de tu patio,
y el débil trino amarillo
del canario.

Por la tarde ves temblar
los cipreses con los pájaros,
mientras bordas lentamente
letras sobre el cañamazo.

Amparo,
¡qué sola estás en tu casa,
vestida de blanco!

Amparo,
¡y qué difícil decirte:
yo te amo!

Autor: Federico García Lorca


One comment

  1. cynthia
    marzo 10, 2013 at 12:56 pm

    me encnat este poema la primera vez que le vi fue en mi libro de lengua española


Leave a Reply